VER CONSEJOS Y COMPRENDER LA IMPORTANCIA DE ESTANDARIZAR LAS OPERACIONES

| |

 

Un mismo producto que es denominado con distintos términos entre el equipo.

Un operador que se salta un paso del proceso.

Diferentes tipos de diseño para almacenar existencias similares.

En cualquier ámbito de actividad, casi todos los profesionales deben haberse encontrado con incoherencias como estas. Más común de lo que parece, la falta de estandarización en las operaciones de las empresas provoca una serie de pérdidas, tanto económicas como de rendimiento.

Para que una operación funcione eficientemente, a su máxima capacidad, la estandarización es esencial.

El alineamiento en cada etapa y entre todo el equipo contribuye a optimizar tiempos, recursos y estándares de calidad. Es decir, artículos que redundan en mayor rentabilidad, minimización de errores y reducción de costes.

El modelo de proceso del restaurante. Comida rápida es un gran ejemplo de los impactos de la estandarización en los negocios.

La estandarización puede parecer difícil al principio, cuando ya existe un modelo funcional. Sin embargo, al final de la reestructuración, los resultados son gratificantes para todos los involucrados en los procesos y hacen la vida cotidiana mucho más fácil.

La regla de oro para iniciar y mantener la estandarización operativa es la disciplina. Todos deben ser conscientes y seguir los pasos correctamente, de lo contrario no se cumplirán las expectativas.

Vea consejos fundamentales para estandarizar operaciones:

1 – Mapeo

El mapeo de procesos es el paso más importante para encontrar fortalezas y debilidades en la producción y, así, poder determinar estándares más asertivos. Es una herramienta de gestión indispensable para identificar cuellos de botella, fallas de integración, actividades redundantes, retrabajos, entre otros.

Realizar entrevistas con el equipo, analizar de cerca las actividades, evaluar la documentación y recopilar datos son algunas de las técnicas utilizadas. A partir de este análisis crítico se llega a una comprensión más clara de los procesos y cómo es posible optimizarlos. Algunos de los principales beneficios son un mayor rendimiento de la producción, una mejor calidad de los productos o servicios, una reducción de costos y la eliminación de barreras técnicas y comerciales.

2 – Entrenamiento

Organizar la formación con el equipo es la forma más eficaz de mantener a todos alineados con los estándares estipulados. Esta práctica puede realizarse a través de reuniones presenciales o incluso a través de materiales escritos o en vídeo. Este contenido previamente elaborado ayudará tanto a la hora de reestructurar como de orientar a los nuevos empleados.

3 – Seguimiento

El seguimiento periódico de las operaciones para verificar procesos debe ser una constante en cualquier empresa. Esto evita el incumplimiento de las normas, que pueden corregirse inmediatamente, antes de que otros operadores lo repitan. Este monitoreo también ayuda a verificar si las actividades, de hecho, se están llevando a cabo de manera eficiente o si es necesario revisar el estándar.

4 -Tecnología

Para cualquier tipo de operación, siempre hay algún recurso que puede convertirse en un aliado de la estandarización. Ya sea para maquinaria más moderna o para un sistema de gestión empresarial eficiente, conocer y apoyarse en las nuevas tecnologías disponibles para el segmento es fundamental para estandarizar los procesos.

5 – Asistencia profesional

La forma más efectiva de implementar la estandarización de operaciones es con la ayuda de profesionales del área de Ingeniería de Producción. Desarrollarán un trabajo basado en técnicas y metodologías ya consolidadas, ofreciendo soluciones eficientes y fiables. Además, aportarán una perspectiva exterior, alejada de los defectos que puedan tener los procesos y quienes los llevan a cabo, lo que aumenta aún más las posibilidades de éxito.

Deja un comentario