Tipos de inflación y sus definiciones

| |

En pocas palabras, la inflación es el aumento que se produce en el precio de los productos y servicios de manera continua y persistente. También puede considerarse como una expansión anormal del dinero en circulación en la economía y en los medios de pago, que conduce a una devaluación del dinero.

En otras palabras, la inflación es sinónimo de pérdida de poder adquisitivo. Esto significa que para comprar los mismos productos, se necesita más dinero. Como los salarios no suelen ir a la par de la inflación, la población de menores ingresos acaba teniendo el presupuesto familiar comprometido, empezando a consumir cada vez menos.

En economía, la inflación es una de las pautas más estudiadas por los especialistas y ya se ha considerado un problema crónico en varios países. Sin embargo, hoy podemos decir que el número de países con problemas de hiperinflación o inflación crónica es mucho menor que hace unas décadas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de inflación?

Según los economistas, hay al menos cuatro tipos de inflación. A continuación mostraremos las principales características de cada una.

La inflación de la demanda

Este es el tipo de inflación relacionada con la demanda de productos y servicios: cuando hay más demanda que la cantidad ofrecida por el mercado. Siguiendo la ley de la oferta y la demanda, cuando la demanda se encuentra a un nivel muy superior a la oferta, es normal que se produzca un aumento de los precios.

La inflación de los costos

La inflación de los costos o la inflación de la oferta, es cuando se produce un aumento de los costos de producción, como:

  • Materia prima.
  • Mano de obra – costos de la mano de obra, salarios, etc.
  • Impuestos.
  • Fuentes de energía.
  • Las tasas de interés.

Esto, en última instancia, reduce el incentivo para la producción, reduciendo la oferta en lo que respecta a la demanda.

La inflación inercial

Entre los tipos de inflación existentes, la inercia no tiene relación con la oferta y la demanda, sino con la perspectiva de la inflación, basada en la situación económica histórica de un país.

Básicamente, está causado por cuestiones especulativas. La falta de confianza por parte del mercado genera un círculo vicioso en el que hay una indexación de la economía. En otras palabras, se crean índices de inflación que sirven para reajustar los salarios y los precios y provocar una espiral inflacionaria.

En la inflación inercial, hay un reajuste mensual de los salarios que debe ir acompañado del reajuste de los precios de los productos y servicios, los alquileres y los contratos. Los índices de inflación de períodos anteriores suelen utilizarse como base para reajustar los valores actuales, lo que genera una inflación futura.

 La inflación estructural

Al igual que la inflación de costos, la inflación estructural es el resultado de la falta de eficiencia de la infraestructura productiva de la economía del país. Esto resulta en la rigidez de la oferta de productos y servicios, que son la base de la estructura económica.

Lectura recomendada: Todo sobre la Macroeconomía

¿Qué factores causan la inflación?

Algunos de los factores que causan la inflación son:

Gasto público

Cuando el gobierno gasta más de lo que recauda, hay dos maneras de que los precios suban:

  • Los impuestos aumentan para que los gastos se cubran y el costo se transfiera a los consumidores, los precios finales de los bienes y servicios aumentan.
  • el gobierno imprime más dinero para pagar las cuentas, con más dinero que el suministro de bienes y servicios disponibles, los precios también tienden a subir.

En resumen, los efectos del gasto público, y su mala gestión, afectan directamente al crecimiento económico.

Los costos de producción

Como ya hemos mencionado, el aumento de los costos de producción tiene un impacto directo en los precios de los productos y servicios, causando inflación.

Cuando esto sucede, muchas organizaciones buscan préstamos para hacer sus proyectos viables. En esos casos, es común que los costos aumenten debido al aumento de los tipos de interés de la financiación.

Además, si el gobierno toma la decisión de modificar las condiciones de los acuerdos de concesión o de una determinada asociación público-privada, o de aumentar la carga fiscal, el efecto será también un aumento de los precios de los productos y servicios.

Un ejemplo sencillo: imagine que el precio del trigo ha subido considerablemente en el mercado internacional por alguna razón.

Teniendo en cuenta que el trigo de México se importa, los precios de las mercancías que lo utilizan como materia prima se verían directamente afectados. El panecillo del desayuno, por ejemplo, sufriría un aumento.

El petróleo y el cemento son dos insumos que suelen causar inflación cuando sufren cambios en los precios.

También le puede interesar: Teoría Keynesiana

Ley de la oferta y la demanda

Esta ley se encarga de establecer la relación entre la demanda de un determinado producto, la demanda de éste, y la cantidad en la que se ofrece en el mercado, la oferta.

A partir de la ley de la oferta y la demanda, se puede describir el comportamiento predominante de los consumidores en relación con la compra de productos y servicios en determinados períodos. Por ejemplo, en los períodos en que la oferta de un producto está muy por encima de la demanda, es común que el precio baje.

Mientras que en los períodos en que la demanda es mayor que la oferta, la tendencia es que el precio aumente, como ya hemos mencionado en los temas anteriores.

Deja un comentario