Tipos de burocracia

| |

Fácilmente definido, el término burocracia se refiere a una entidad que tiene sistemas intrincadamente estratificados de manera que existe un protocolo extenso en lo que respecta al control y al mantenimiento de la uniformidad dentro de la organización en cuestión. Tipos de burocracia incluye el modelo weberiano, el modelo adquisitivo, el modelo monopolístico, el tipo de burocracia habilitante y el tipo de burocracia coercitiva. .

La toma de decisiones no es un monopolio y, en consecuencia, los procesos y sistemas involucrados la hacen lenta. Las burocracias típicas son ministerios, departamentos gubernamentales, servicio público, paraestatales, agencias ejecutivas independientes e incluso algunas corporaciones privadas. Por lo general, las burocracias se establecen para llevar a cabo tareas específicas.


Exploremos los tipos de burocracia que existen hasta ahora.

Ha habido intentos de categorizar las burocracias, y algunas las han agrupado según su afiliación al gobierno, servicio público y / o sector privado. En la búsqueda por comprender los tipos de burocracia cómo funciona la burocracia, los sociólogos nos acercaron a casa y cultivaron una serie de modelos que pueden traducirse o calificar como tipos de burocracia.

Una mirada más cercana a estos modelos revela características casi precisas que posteriormente ilumina las relaciones dentro de un tipo particular de burocracia. Estos también pueden ser comunes en el sector privado e incluso en organizaciones no gubernamentales.

Modelo weberiano

Este es el tipo clásico de burocracia que lleva el nombre de su desarrollador, Max Weber. El primer sociólogo alemán predijo con precisión la gran demanda de servicios gubernamentales por parte de los ciudadanos. Sus presentaciones son, la «creciente complejidad de la vida» es la única causa de este aumento en las demandas de prestación de servicios. El modelo de Weber entonces apoya la existencia de agencias apolíticas donde la jerarquía está claramente definida con apego a procedimientos formales. Los burócratas se colocan en posiciones según sus méritos, de modo que la lógica se pueda aplicar adecuadamente al resolver problemas.

Dicha burocracia tiene como objetivo eliminar el abuso de poder por parte de aquellos en posiciones de autoridad, patrocinio, entre otros procesos tóxicos de toma de decisiones. Los sistemas de gobierno actuales podrían beneficiarse mucho de la adopción de los fundamentos del modelo weberiano.

Los problemas relacionados con la corrupción, entre una serie de crisis, que en consecuencia dan lugar a una prestación de servicios deficiente, podrían aliviarse si no todo estuviera tan politizado en los gobiernos de hoy. África ha estado en el centro del tema de la corrupción durante mucho tiempo. Quizás un paso atrás en los tipos de estudio de la burocracia y los intentos sinceros de implementar este y otros modelos podrían significar mil pasos en la dirección positiva.


Modelo adquisitivo

Los sociólogos posteriores tienen una visión alternativa, en el sentido de que perciben a las burocracias como naturalmente defectuosas debido al hambre de poder de los burócratas. Los legisladores son responsables de elaborar los respectivos presupuestos para los tipos de burocracia y, debido a la competencia por los recursos limitados, los burócratas en los puestos más altos querrían acumular más para sus propios principios de burocracia sin importar la negatividad que tiene sobre los demás.

Un ejemplo de burocracia Es cuando se asigna un presupuesto a un departamento en particular y las autoridades deciden agotar cada centavo, esto no deja espacio para ajustes a la baja de los presupuestos en el futuro. El resultado es el crecimiento innecesario de una burocracia que luego genera despilfarro burocrático.


Modelo monopolista

Una tercera visión desarrolló el modelo monopolístico, donde el problema no es la existencia de competencia por recursos escasos, sino en realidad la idea de cómo funcionan las burocracias radica en la ausencia de competencia. Hasta cierto punto, esto es muy aplicable a las burocracias modernas.

Cuando nos fijamos en las burocracias africanas, como las empresas de energía, las autoridades reguladoras del agua, que durante mucho tiempo han sido acusadas de una prestación de servicios deficiente, una respuesta deficiente a los problemas y una gran cantidad de gritos inmundos por parte de los ciudadanos. La eficiencia inducida por la competencia es prominente en las industrias del sector privado donde las organizaciones compiten por el mismo mercado.

Por otro lado, se han desarrollado dos tipos especiales de burocracia en forma de burocracias «habilitadoras» y «coercitivas», que se explican mejor mediante los principios de gestión científica de Frederick Taylor.

Tipo propicio de burocracia

En los conceptos de Taylor, se percibía a los trabajadores como máquinas que debían utilizarse de manera eficiente y eficaz. Por ofensivo que sea (que un ser humano pueda reducirse a una mera máquina), las burocracias habilitadoras pueden justificar esta noción por los resultados y el beneficio para la organización y el trabajador respectivamente.

Al tratar de utilizar plenamente los recursos humanos, la administración determina científicamente la forma más fácil y eficiente de hacer el trabajo, coloca capataces para capacitar a sus subordinados y monitorearlos para que sigan el mejor camino. Esto reduce la cantidad de energía que necesita el trabajador para un trabajo y, por otro lado, ahorra tiempo de burocracia.

Los incentivos financieros son medios por los cuales los trabajadores están motivados para mejorar. Los trabajadores siempre están buscando formas de complementar sus salarios y si es tan fácil como nivelar el desempeño en algo que uno ya ha estado haciendo, los brazos abiertos solo pueden recibir la iniciativa.

Las burocracias habilitadoras tienen como objetivo desarrollar a sus trabajadores de modo que no se sientan explotados o aprovechados más allá de ser considerados como «máquinas». De alguna manera esto apoya los objetivos de productividad del modelo weberiano, donde las burocracias enfatizan la productividad colectiva como resultado del esfuerzo colectivo.

Sin embargo, la mayoría de la gente percibe esto como un medio colorido por el cual las burocracias explotan a los trabajadores porque los incentivos no están a la altura de la productividad invertida. Este es un enfoque injusto y crítico, dado que innumerables propietarios de negocios adquirieron habilidades a partir de capacitaciones en el trabajo y terminaron implementando en sus propias corporaciones privadas.Tipo coercitivo de burocracia

En las burocracias autocráticas, la explotación de los subordinados es un lugar común. Los burócratas buscaban el crecimiento individual en detrimento del bienestar de los trabajadores. Este es el tipo de burocracias que dan peso a la noción adquisitiva de que las burocracias son «naturalmente competitivas y ávidas de poder». Aquí, los trabajadores no están incentivados y se caracterizan por el despojo frecuente de beneficios.

Una descripción general de los intentos de categorizar las burocracias en tipos revela que hay dos ángulos desde los que uno puede abordar el tema. Uno puede decidir concentrarse en los dos tipos en la forma de si un tipo de burocracia es «habilitante» o «coercitivo».

Otro puede decidir mirar los modelos sociológicos de la burocracia. Para los propósitos de este artículo, analizamos ambos y cómo el último se alimenta de los procesos del primero y viceversa.

Deja un comentario