La mejora continua es un esfuerzo continuo para mejorar productos, procesos o servicios, reduciendo los desperdicios y aumentando la calidad. Este esfuerzo continuo genera una ventaja competitiva para las organizaciones.

El concepto de mejora continua no tiene en cuenta la idea de que los productos y las operaciones pueden ser “suficientemente buenos”. En otras palabras, no existe algo lo suficientemente bueno en una organización que no se deba someter a un proceso de mejora continua.

Por lo tanto, la mejora continua nunca puede ser vista como un programa. Si lo consideramos de esa manera, inmediatamente fijamos la expectativa de que tenga una fecha de inicio y de finalización.

Finalmente, para que un proceso de mejora continua funcione realmente, es necesario tener continuidad en su aplicación, de forma cíclica e integrando la cultura organizativa de la empresa.

Historia de la mejora continua

Con el aumento del consumo a principios del siglo XX, la producción en masa se hizo extremadamente común. Como resultado, el público comenzó a exigir a las grandes fábricas que los productos fueran de buena calidad y, al mismo tiempo, uniformes.

En este contexto, los empresarios se dieron cuenta de la necesidad de mejorar los procesos internos para poder ofrecer lo que el público demandaba. Además, el aumento de la demanda trajo consigo la necesidad de procesos más rápidos.

La mejora continua comenzó a cobrar importancia a finales del siglo XIX. Uno de los primeros ejemplos ocurrió en Ford Motor Company, con la introducción del concepto de línea de montaje.

Al mover mecánicamente las piezas de cada estación de trabajo y el ensamblaje semiacabado de un paso del proceso al siguiente, un producto terminado se puede ensamblar más rápido y con menos trabajo que un sistema estático.

Otra empresa que se destacó y fue pionera en la implementación de prácticas de mejora de la calidad en sus procesos fue Guinness Brewery. La cervecería contrató al estadístico William Sealy Gosset en 1899, quien alcanzó una fama duradera bajo el seudónimo de “Student” debido a las técnicas desarrolladas en Guinness, en particular la distribución de Student t y el t-test de Student más conocido.

Hasta que, a mediados de 1948, comenzó a surgir en Japón una mejora continua de los procesos que cambiaría la trayectoria de las producciones a gran escala. Tanto es así que hoy en día, empresas de diferentes sectores y tamaños aplican el Lean Thinking (Pensamiento Lean) derivado de la mejora continua japonesa, con el fin de evitar sobrecargas, variaciones y desperdicios (muri, mura y muda, respectivamente).

Más o menos al mismo tiempo, nació Deming, pionero en el estudio y aplicación de mejoras en la calidad. Deming defendió que todas las personas que quieren mejorar la empresa en la que trabajan, necesitan tener lo que él llamó un Sistema de Conocimiento Profundo, compuesto de 4 partes:

  • Visión sistémica: Comprensión de los procesos globales que involucran a proveedores, ejecutores y clientes de bienes y servicios.
  • Conocimiento de la variación: El alcance y las causas de la variación en la calidad de un proceso o producto y el uso del muestreo estadístico en las mediciones.
  • Teoría del Conocimiento: Los conceptos explicativos del conocimiento y los límites de lo que se puede conocer.
  • Conocimiento de la psicología: Conceptos de la naturaleza humana.

⭐ ¿Cuáles son las etapas del proceso de mejora continua?

etapas del proceso de mejora continua

La implementación de un buen modelo de mejora continua es una parte clave del éxito de la gestión empresarial. Con este fin han surgido algunas soluciones, las cuales definieron las 4 etapas del proceso de mejora continua:

Ciclo PDCA

El ciclo PDCA (Planificar, Hacer, Verificar, Actuar), este modelo se basa en cuatro pasos considerados fundamentales para la mejora continua de los procesos. Ellos son:

  • Planificar: En esta etapa, es esencial identificar cuáles son las necesidades de la empresa o los problemas que deben ser resueltos y luego desarrollar la planificación. La idea es crear planes de acción, métricas y objetivos para que el ciclo comience.
  • El segundo punto del PDCA es “hacer“. Después de identificar el problema (o necesidad de negocio) y desarrollar la planificación, es el momento de poner en práctica todas las soluciones pensadas.
  • Verificar: No tiene sentido ponerle las manos encima si no se miden los resultados, después de todo, el objetivo de la PDCA es la mejora continua. Por lo tanto, el uso de indicadores de desempeño es indispensable para monitorear los resultados.
  • Acción o Ajuste: Para cerrar, tenemos el último paso del PDCA, que es la acción (o ajuste). Después de realizar todos los pasos anteriores, es el momento de comprobar si la situación ha mejorado o no. Si no es así, es importante volver a la primera fase y tomar medidas correctivas.

Método Kaizen

Además del ciclo PDCA, también podemos destacar el método Kaizen. De origen japonés, el término significa “mejora”. Este concepto incluye un esfuerzo continuo entre todas las funciones y en todos los departamentos de una empresa.

Es muy popular en Japón y se utiliza en una amplia gama de aspectos, desde las relaciones exteriores hasta el medio ambiente, desde el complejo vial hasta el sistema educativo.

Entre sus principales fundamentos se encuentran:

  • El aprendizaje en la práctica;
  • Eliminación de residuos;
  • Empleados comprometidos en el proceso de mejora continua;
  • Enfoque total en la sección más necesitada de la empresa;
  • La mejora de las personas es la máxima prioridad;
  • Aumento de la productividad basado en acciones que no requieren una alta inversión financiera.
Una de las líneas de producción más exitosas del mundo con la implementación de Kaizen es el fabricante de vehículos Toyota.

¿Cuáles son las principales herramientas para la mejora continua de los procesos?

Cuando se trata de mejora continua, las principales filosofías o métodos que han sido incorporados por las empresas son Lean Thinking y Six Sigma.

Pensamiento Lean

Lean Thinking es una filosofía corporativa compuesta por un conjunto de técnicas y herramientas que buscan valorar al ser humano y mejorar el desempeño de una organización para aumentar su competitividad.

Con Lean, una empresa puede aumentar la eficiencia de sus procesos eliminando actividades que no agregan valor, reduciendo el desperdicio y aumentando la velocidad de producción o ejecución.

Lean puede ser adoptado por cualquier tipo de organización, de cualquier tamaño y segmento, pero para que esto se convierta en una realidad, las empresas que lo implementan deben guiarse por las siguientes bases:

    Valor: Identificar el valor desde el punto de vista del cliente.

    Cadena de valor: Pasos necesarios para crear el valor.

    Flujo: Crear flujo eliminando el desperdicio.

    Tirar: Establecer el flujo con las necesidades del cliente.

    Mejora continua: Mejora continua y búsqueda de la perfección.

Six sigma

Cuando hablamos de Six Sigma, la palabra clave que nos viene a la mente es “eficacia”, cuyos principios se basan en la reducción de la variabilidad y la estabilidad de la producción. Uno de los objetivos de “Six Sigma” es lograr altos rendimientos financieros en un corto periodo de tiempo.

Además, esta estrategia, con bastante eficacia, pretende aumentar la capacidad y eliminar, o incluso reducir, los defectos de los productos. Para que sea eficaz, la planificación Six Sigma debe seguir estrictamente las fases DMAIC:

    Definir.

    Medir.

    Analizar.

    Mejorar.

    Controlar.

¿Cuál es la importancia de implementar una metodología continua en las empresas?

Sin embargo, contrariamente a lo que muchos piensan, el proceso de mejora continua no debería ser una preocupación sólo de las grandes empresas. Esto se debe a que toda empresa necesita analizar de manera razonada su desempeño en la industria y buscar soluciones eficientes para cada necesidad o deficiencia identificada.

Además de mejorar las condiciones de trabajo, lograr un mejor desempeño en los procesos y asegurar la satisfacción del cliente, la implementación de la mejora continua es una forma efectiva de aumentar la productividad interna, motivar a los empleados y estimular el desarrollo de la organización.

En este contexto, la empresa mantiene actualizada su salud financiera, destaca su marca frente a la competencia y, en consecuencia, atrae a más consumidores a su negocio. Además, el proceso de mejora continua evita el estancamiento del comercio y aumenta el flujo de ventas.

Sin embargo, la aplicación de todos estos cambios no es una tarea tan sencilla. Para que el proceso tenga éxito, es esencial que la empresa cuente con conocimientos de gestión, compromiso colectivo, recursos suficientes y, por supuesto, una buena planificación estratégica. De esta manera, será posible implementar las mejoras necesarias y lograr resultados cada vez más asertivos.

¿Cómo implementar el proceso de mejora continua?

Que la mejora continua es un aspecto fundamental para el éxito de una organización, ya lo sabes. Pero, ¿cómo insertar la metodología en una empresa? Mira a continuación algunos principios básicos que deben ser observados para que tu negocio logre resultados cada vez más positivos.

Mantente concentrado

En primer lugar, hay que entender qué puntos hay que mejorar, porque sólo entonces será posible establecer los principales puntos de cambio. Por lo tanto, es esencial priorizar aquellos que pueden generar más resultados, después de todo, si caes en la tentación de querer mejorar todo al mismo tiempo, ciertamente no harás ninguna mejora.

Por lo tanto, este es un procedimiento esencial para que las acciones desarrolladas y aplicadas presenten un desempeño más efectivo, sólido y exitoso.

Invertir en la estandarización

Otro factor de gran importancia es la búsqueda de la estandarización de procedimientos, servicios y productos, ya que sin un determinado estándar es difícil identificar las características y pasos que pueden o deben ser mejorados.

Realizar la medición

De acuerdo, tu aplicaste las mejores herramientas en el proceso y obtuviste una rica visión general de la situación actual de tu negocio. Y ahora, ¿qué hacer con toda la información? Tan importante como tener acceso a todos estos elementos es saber cómo medir los datos.

Por lo tanto, asegúrate de invertir en capacitación que permita la correcta medición y aplicación de los resultados obtenidos.

Utiliza tus conocimientos

Como se mencionó anteriormente, existen varias herramientas que pueden ser utilizadas en el proceso de implementación de la mejora continua – Kaizen, ciclo PDCA, Six Sigma, Lean Thinking, entre otras. En este contexto, no es necesario ser un experto en todas las metodologías, pero tener conocimiento en al menos una de ellas es una estrategia excelente.

Esto se debe a que al conocer exactamente las formas correctas de aplicar y medir cada uno de los recursos necesarios, su ejecución será mucho más selectiva.

Aplicar los datos

Así como tu necesitas saber cómo utilizar las herramientas, también necesitas conocer el proceso de aplicación de los datos para implementar con éxito la mejora continua. Después de todo, todo el procedimiento de recogida de datos no servirá de nada si se deja de lado la información obtenida.

¿Qué beneficios puede aportar la mejora continua a una empresa?

La mejora continua permite a las organizaciones conseguir varias ventajas a corto, medio y largo plazo. Entre los principales beneficios, podemos destacar la reducción de los costes de producción, el aumento de la competitividad en su mercado y la expansión de su flujo de ventas.

Además, la práctica acelera la productividad de los empleados, mejora el rendimiento del equipo, aumenta la calidad de los productos y servicios y reduce los gastos de la empresa. Otra de las ventajas que permite la metodología es la reducción de errores en los procedimientos internos, además de proporcionar una mayor rentabilidad y asegurar una mayor satisfacción de los consumidores.

Gestionar un negocio, la mayor parte del tiempo, es una tarea ardua que requiere mucha paciencia y un amplio conocimiento de la zona. Sin embargo, cada día surgen nuevas estrategias, métodos y herramientas para ayudarnos en esta tarea.

Con este artículo, haz aprendido información muy importante sobre la mejora continua en las organizaciones. Empieza ahora mismo a utilizar este conocimiento y haz que sus procesos evolucionen constantemente.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre aquí