¿Qué es la Administración Estratégica y para qué sirve?

| |

La administración estratégica es el campo en el que se lleva a cabo la planificación estratégica de la empresa en base a su misión, visión y valores, en este campo se establecen conjuntos de opciones, directrices y valores determinados por los gerentes de la empresa, para que la organización pueda tener un buen desarrollo a largo plazo.

A través de las estrategias es posible establecer objetivos, metas, proyectos, presupuestos, logística, tácticas, planes de acción, y también anticiparse a los problemas que puedan surgir en el camino, reduciendo los riesgos de la empresa.

El desarrollo de una estrategia competitiva es una fórmula amplia de cómo competirá la empresa y cuáles son las metas y políticas establecidas para lograr el objetivo. Como ejemplos de algunos tipos de estrategia en las empresas podemos mencionar: la reducción de costos, la innovación, la expansión y la internacionalización.

Así pues, podemos concluir que la administración estratégica es un conjunto integrado y coordinado de acciones definidas para explorar las competencias esenciales y obtener una ventaja competitiva, donde la empresa elige los caminos a seguir para ampliar el éxito de la organización, tanto en el presente como en el futuro, proporcionando las condiciones para añadir nuevos elementos de reflexión y acción sistemática continuada, para evaluar la situación actual, desarrollar proyectos y cambios estratégicos. Por lo tanto, es legítimo y esencial en los negocios.

Características de la administración estratégica

La administración estratégica debe tener algunas características para ser considerada como tal y maximizar los resultados de la organización:

Evolutiva

Sus principios deben estar en constante evolución, ya sea que se refieran a los modelos de administración estratégica, a la gestión de la empresa, a la implementación estratégica, a la planificación estratégica, etc. La razón de utilizar esta característica se debe a los cambios que se producen constantemente y por lo tanto siempre es necesario mantener una actualización para que la empresa pueda alcanzar sus objetivos.

Sistémica

La administración estratégica debe tener una división estructurada, donde todas las partes interactúan entre sí y todos evolucionan con el tiempo, según las metas y objetivos.

Interactivo

Las unidades organizativas, los equipos de trabajo y los empleados deben estar en seguimiento permanente.

Optimización de los resultados

Tiene por objeto obtener la satisfacción y la lealtad de sus clientes, la realización personal y profesional de sus empleados y los mejores resultados para las partes interesadas.

Calidad

Para una buena administración estratégica es necesario tener un programa amplio y permanente de calidad y productividad en la organización, en el que esté presente la ayuda de todos los que forman parte de ella.

Liderazgo y participación

El papel del líder en las organizaciones es esencial, ya que es el encargado de promover y fomentar una administración participativa, delegando las responsabilidades pertinentes a los empleados para lograr los objetivos de la empresa.

Procesos en la administración estratégica

Para que las empresas tengan una gestión eficaz, para que sean competitivas, para mantenerse activas en el futuro, es necesario seguir un proceso o una serie de pasos presentes en la administración estratégica:

Fase 1: Realización de un análisis del entorno

El inicio del proceso de administración estratégica se basa en el análisis del entorno, vigilando el entorno organizativo para identificar los riesgos y oportunidades tanto presentes como futuros. En este contexto, deben tenerse en cuenta todos los factores, tanto internos como externos a la organización, que puedan influir en su progreso.

Para esta inspección se suelen utilizar algunas herramientas, como: el análisis de los Foda, las 4 Ps, la matriz BCG, la CVP y el benchmarking.

analisis de la industria

📙Lectura recomendada
¿Qué es el análisis del entorno?

Fase 2: Establecimiento de una pauta organizativa

El establecimiento de la directriz organizativa está relacionado con la determinación del objetivo de la organización. Hay dos indicadores principales de la dirección de esta determinación: la misión y los objetivos organizativos.

La misión organizativa es la razón y el motivo de la existencia de la empresa. Los objetivos son las metas que las organizaciones se proponen alcanzar. Es importante saber lo que significa la misión y comprender la naturaleza de los objetivos de la organización.

También hay otros dos indicadores de dirección; la visión, que es lo que las empresas quieren ser en el futuro, y los valores, que imprimen la filosofía que guía a la empresa y que la diferencia de las demás.

Fase 3: Formulación de una estrategia

La formulación de la estrategia consiste en diseñar y seleccionar métodos que permitan a la organización alcanzar sus objetivos organizativos. El enfoque central no es sólo el establecimiento de estrategias, sino también la forma de tratar satisfactoriamente a la competencia.

Una vez analizado el entorno y establecidas las directrices de la organización, la dirección puede elaborar planes de acción para garantizar el éxito de la organización. Para ello se utilizan también las herramientas de Análisis de Swot, 4 Ps, Matriz BCG, CVP y Benchmarking.

Fase 4: Aplicación de la estrategia

En la cuarta etapa se ponen en práctica las acciones estratégicas desarrolladas en las etapas anteriores. Sin la aplicación efectiva de la estrategia, las organizaciones no pueden obtener los beneficios de todo este proceso, lo que hace imposible desarrollar una planificación eficaz que tenga efectos positivos para la organización. Por lo tanto, es esencial que se lleve a cabo la aplicación de la estrategia.

Fase 5: Control estratégico

El control estratégico es un método diferenciado de control organizativo en el que se lleva a cabo la supervisión y evaluación del proceso de administración estratégica con el fin de tener una mejora continua y un funcionamiento eficiente y eficaz de los procesos.

La aplicación del control estratégico se realiza mediante el establecimiento de medidas y la supervisión, que pueden proporcionar garantías de evaluación.

toma de decisiones

📙Lectura recomendada
Toma de decisiones

Administración estratégica según autores

Según el libro de Igor Ansoff “Business Strategy”, la administración estratégica en las empresas es el proceso de toma de decisiones que guía las acciones de la organización a lo largo del tiempo. Considerando su relación con el medio ambiente en el que se encuentra. Para que sea eficaz, debe ser planificada, aplicada y medida. Con el objetivo de dirigir el comportamiento de la organización hacia sus objetivos.

Para Ahlstrand Mintzberg en Strategy Safari: A Roadmap through the Planning Jungle, el proceso de gestión estratégica está ligado no sólo al análisis racional, sino también a la creatividad y a las transformaciones sociales.

Para el autor, se trata de gestionar los cambios a los que se somete la empresa para preservar su cultura y, al mismo tiempo, buscar una ventaja competitiva.

Para Porter, en Estrategia Competitiva: La administración estratégica corporativa es la búsqueda de un posicionamiento favorable en el mercado. Es decir, ¡competitividad!

Por último, para Drucker, según el libro Introducción a la Administración, la administración estratégica en las empresas consiste en transformar su idea de negocio en valor real para todos los interesados de la organización a través de un plan de acción que contemple objetivos y metas que lleven a la empresa a la rentabilidad, la competitividad y la supervivencia en el mercado.

¿Cuál es la importancia de la administración estratégica?

La administración estratégica es muy importante porque gestiona la organización y el curso de la empresa de manera optimizada, proporciona un entorno organizativo motivador, además de permitir la supervisión constante y el ajuste de los objetivos organizativos a la realidad, consolidando así un conjunto de supuestos, normas y acciones que potencian el proceso de planificación de la situación futura deseada por la empresa.

A través de esto es posible maximizar sus resultados y desempeño, fortaleciendo el posicionamiento de la empresa en el mercado, además de permitir una efectiva transformación organizacional, asegurando el crecimiento, la continuidad y la supervivencia de la empresa.

Deja un comentario