PENSAMIENTO LEAN: QUÉ ES, 5 PRINCIPIOS Y CÓMO APLICAR

| |

Lean Thinking es una metodología cada vez más buscada por las empresas debido al éxito que aporta su filosofía estratégica. Actualmente, muchas empresas siguen utilizando estructuras rígidas y acaban obteniendo bajos rendimientos financieros. Después de todo, existen dificultades para estandarizar los procesos y lograr el éxito.

Por ello, este artículo presenta herramientas que ayudan en la aplicación del Lean Thinking y contribuyen al mejor desarrollo de las empresas. Además, se enumerarán los principios de la filosofía, 3 pasos para aplicar Lean Thinking en tu negocio y 3 errores que no se deben cometer.

¿Qué es el pensamiento lean?

Luego de la Segunda Guerra Mundial se creó el Sistema de Producción Toyota, que se define como una filosofía de gestión enfocada a la eliminación del desperdicio. Para lograrlo, es necesario utilizar procesos de análisis y producción continuos y a prueba de fallos.

Así, el Lean Thinking, con origen en el toyotismo, es una filosofía para las estrategias empresariales que se centra en el flujo de valor hacia el cliente. A partir de ello se busca la máxima eficiencia en la producción, reducción de residuos y mínimo uso de recursos.

De esta forma, Lean Thinking promueve el enfoque de gestión y la optimización de tecnologías, recursos y departamentos para que los procesos se produzcan con mayor facilidad.

¿Cuál es el objetivo del pensamiento lean?

El principal objetivo del Lean Thinking es reducir el desperdicio y, al mismo tiempo, generar valor para el cliente. Para efectuar esta transformación empresarial, primero debe obtener una comprensión clara de los principios del pensamiento Lean y el conocimiento de cómo aplicar sistemáticamente las herramientas Lean.

¿Cuáles son los 5 principios del pensamiento lean?

Los 5 principios del Lean Thinking son los lineamientos que guían la aplicación de la metodología para lograr el resultado esperado. La primera publicación sobre el tema se produjo en 1990 en el libro “La máquina que cambia el mundo”, escrito por James Womack, que ejemplificaba el objetivo de cada etapa.

1 – valor

El primer principio de Lean es identificar qué es valor para su cliente.

Para ello es necesario entender la demanda del cliente y lo que realmente necesita, dejando de lado elementos superfluos que no aportan valor al resultado. Por eso, es sumamente importante mantener reuniones, conversaciones y tener una relación cercana con el cliente.

2 – Flujo de valor

Después de identificar qué es el valor para el cliente, es esencial construir su flujo de valor. Después de todo, le permite visualizar claramente el proceso, lo que permite identificar fácilmente los residuos.

Eliminar pasos y procesos que no son imprescindibles reducirá los residuos de su empresa y, en consecuencia, eliminará costes. Para ello se recomienda utilizar Value Stream Mapping, una herramienta importante en la gestión de procesos.

3 – Flujo Continuo

Después de identificar qué pasos son necesarios y cuáles no aportan valor, es fundamental que la empresa desarrolle el nuevo proceso de forma ágil. Su objetivo es satisfacer las necesidades del cliente de forma rápida y ágil.

4 – Producción de tracción

En este principio, la producción pull puede estar directamente relacionada con el concepto Just in Time, donde el objetivo es almacenar la mínima cantidad de producción en stock. Por tanto, consiste en trabajo bajo demanda, eliminando la necesidad de descuentos y promociones por stocks generados por la sobreproducción.

5 – Perfección

Finalmente, debes seguir el camino de la mejora continua de los procesos, para buscar la perfección. Una vez que se produce la reformulación, es importante mantener la cultura de mejora. Para lograrlo se puede utilizar el método Kaizen, que consiste en organizar y estandarizar procesos.

Beneficios del pensamiento lean

Podemos ver que emplear la metodología presenta varios beneficios para una organización. Al fin y al cabo, ahorrar tiempo y dinero siempre marca la diferencia en el balance mensual.

A través de su aplicación es posible reducir el desperdicio de materias primas y el tiempo necesario para realizar las actividades, permitiendo ahorro y optimización de procesos.

Asimismo, implementar Lean genera una mayor satisfacción del cliente, ya que pretende atacar las debilidades de la empresa, desarrollando mejoras con menos recursos.

3 pasos para aplicar el pensamiento lean en los negocios

Para aplicar con éxito la metodología en su negocio, el primer paso es reunir la equipo directivo. Después de todo, si los empleados conocen la técnica, podrán comprender la importancia del proyecto y su uso.

El segundo paso es desarrollar una visión general de todos los sectores de la empresa. Esto facilita mejorar los pasos involucrados en la producción y así incluirlos en la nueva metodología.

Finalmente, para llevar a cabo la implementación práctica, el último paso tiene como objetivo involucrar a todos los colaboradores en el proyecto. De esta manera surgirán ideas y aportes para realizar mejoras no identificadas por los directivos.

3 errores que dificultan el método de pensamiento lean

Para garantizar el éxito en la implementación de la metodología Lean, se deben tener en cuenta algunos factores.

1- No tener una estrategia definida

La estrategia adecuada asigna las responsabilidades de cada persona y los recursos que se comprometerán. Asimismo, es necesario anticipar escenarios y problemas que puedan presentarse.

2 – No involucrar directamente a los empleados

La participación de los empleados en la toma de decisiones es un principio básico ya que afecta directamente a la productividad y la satisfacción laboral. Por tanto, se vuelve fundamental instruir a los empleados sobre la metodología.

3 – Tener métricas contradictorias

El Lean Thinking requiere métricas que se centren en los procesos de creación de valor. Por lo tanto, utilizar indicadores de rendimiento individuales por máquina podría llevar a una aplicación inadecuada de la metodología, comprometiendo todo el proceso.

Por tanto, la metodología Lean Thinking requiere un conocimiento detallado por parte de los directivos antes de su implementación para que el proceso se aplique de forma eficaz. En definitiva, su empresa tendrá una alta variabilidad y calidad, mientras que el coste disminuirá. Por tanto, proporcionará una gestión de la información sencilla y precisa.

Deja un comentario