Métodos de evaluación de desempeño

| |

La evaluación de desempeño es un análisis del rendimiento de los empleados, que debe medirse y compararse en función de lo que se espera de ellos, puede hacerse de forma individual o colectiva y hay varias herramientas que pueden ayudar en el proceso.

En general, esta práctica permite seguir el desarrollo de la empresa y tomar decisiones que ayuden a su crecimiento, con una evaluación adecuada, se puede evidenciar de lo que hay que mejorar, lo que debe continuar como está y las acciones que deben tomarse en base a ello.

¿Cuáles son los métodos de evaluación de desempeño más utilizados?

Los métodos más usados para la evaluación de desempeño son los siguientes:

1. Autoevaluación

Esta es una buena práctica para promover la reflexión en los equipos de trabajo, en la autoevaluación, los propios empleados deben analizar su rendimiento, identificando los puntos fuertes y los puntos de mejora, la evaluación se realiza de acuerdo con criterios predefinidos, como las actividades diarias, las metas establecidas, entre otros.

Es esencial dejar claro a los empleados que pueden ser honestos, ya que no se verán perjudicados por hacer evaluaciones negativas, explique que la intención es ayudar en su desarrollo profesional y en la optimización de la empresa, es interesante combinar esta práctica con otros métodos para un análisis de rendimiento más completo.

2. Evaluación de 360º

En este modelo, cada empleado es evaluado por la dirección, el liderazgo y sus compañeros de trabajo, además de evaluarse a sí mismo, a sus directivos, líderes y dirigidos. De aquí viene el nombre de Evaluación 360°, ya que el análisis se hace por todos lados, esta es una forma de evaluar el desempeño de los criterios definidos en base a varios puntos de vista, lo que ayuda a hacer el proceso más completo.

Sin embargo, hay que tener cuidado: la evaluación será realizada por personas que se mantienen cercanas a diario, lo que probablemente traerá influencias de opiniones personales y no profesionales, debe ser consciente de este hecho y animar a los empleados a ser muy objetivos, analizando con cierta distancia, además, es una buena idea reconciliar este modelo con otros métodos, para estar seguros de los resultados.

3. Evaluación por objetivos

Este modelo de evaluación se basa en el logro de los objetivos definidos para un empleado, hay que considerar su compromiso y sus resultados, pero también las circunstancias externas que pueden haber interferido en sus tareas.

Los objetivos de un empleado se definen conjuntamente con él y su dirección, y deben estar alineados con los objetivos de la empresa. También es esencial que sean mensurables y alcanzables dentro del período propuesto, para no sobrecargar a los equipos y no obstaculizar su evaluación del desempeño.

También puede ser de su interés: Qué es el empowerment

4. Evaluación por competencias

Para que una empresa funcione bien, las competencias y habilidades esenciales deben ser definidas para cada posición y departamento, esto incluye aspectos técnicos y de comportamiento, que deben estar alineados con las funciones de cada posición.

La evaluación de las competencias se realiza en función de la medida en que el empleado ha cumplido con estos requisitos dentro del período propuesto, a partir de ahí, es posible observar demandas para fortalecer los equipos de trabajo, como el entrenamiento para desarrollar algunas habilidades.

También vale la pena recordar que algunas empresas optan por dividir este modelo en tres categorías. El primero se refiere al conocimiento y las habilidades cognitivas sobre algo. La segunda se refiere a las habilidades y “saber hacer”. El tercero se refiere a las actitudes y la motivación, con tales parámetros, puede resultar más fácil de evaluar.

5. Evaluación del equipo

Además de tomar a cada empleado por separado, hace toda la diferencia evaluar a todo el equipo, después de todo, la compañía no funciona tan bien si el trabajo en grupo no fluye.

La evaluación de los equipos también se realiza según criterios preestablecidos, como las habilidades necesarias, los objetivos definidos, la comunicación, el flujo de trabajo, etc. A partir de estos análisis, es posible pensar en estrategias para mejorar las relaciones y el clima organizativo, por ejemplo.

6. Evaluación por escala gráfica

Este es uno de los modelos más tradicionales de evaluación del rendimiento, utiliza un documento dividido en columnas horizontales y verticales, que contiene los criterios a analizar (asistencia y trabajo en equipo, por ejemplo) y las escalas de valores (como malo, medio y bueno).

Es un método fácil y muy objetivo, cuyos resultados deberían conducir a otros análisis más profundos, es muy importante combinar esta herramienta con otros modelos para evitar evaluaciones demasiado superficiales.

Tema recomendado: Técnicas de liderazgo infalibles.

7. Evaluación del liderazgo

Por último, es esencial recordar que el desempeño del liderazgo también debe ser evaluado, después de todo, los líderes tienen una gran responsabilidad sobre el rendimiento del equipo, influyen en la comunicación, las relaciones interpersonales, la motivación e incluso el bienestar de los empleados.

La evaluación puede ser hecha por los empleados y los superiores de los líderes para ser más completa, a partir de los resultados, es posible dar retroalimentación para optimizar el liderazgo, mejorar la relación con los empleados y optimizar otros aspectos preestablecidos.

Estos son algunos de los métodos de evaluación de desempeño más comunes y eficientes para las empresas, hacen toda la diferencia para optimizar los resultados y desarrollar el negocio y los empleados cada vez más, por lo tanto, es muy importante realizarlas regularmente y utilizarlas en sus estrategias. Además, asegúrese de comunicar los resultados e intenciones a todos los involucrados, de una manera apropiada y empática, esto refuerza la transparencia de la empresa y el compromiso profesional.

Deja un comentario