LÍNEA DE MONTAJE: DESCUBRE TIPOS Y BENEFICIOS DE APLICACIÓN

| |

La cadena de montaje es un método utilizado en la fabricación de productos desde el siglo XX, época de su creación. Sin embargo, con el tiempo se fue actualizando con nuevas tecnologías, haciendo común el uso de máquinas automatizadas en toda la línea de producción.

De esta manera, el sistema responsable de la Revolución Industrial del siglo pasado se ha vuelto cada vez más eficaz. Así, las empresas buscan calidad en el producto final, velocidad de producción, organización del proceso productivo y reducción de costes dividiendo la producción en etapas secuenciales.

¿Qué es una línea de montaje?

La línea de montaje es un método de producción que consiste en dividir el proceso productivo en trabajos específicos que siguen una secuencia predefinida. Donde se determina qué pasos deben realizarse, quién (ya sean máquinas, personas o robots), cuándo (dónde en el orden predefinido) y en cuánto tiempo. De esta forma, el método permite una producción extremadamente eficiente, rápida y controlada, ideal para producciones en masa.

Dado que la línea de montaje valora la optimización de la producción, los costos se minimizan y la calidad se controla fácilmente. De esta forma, la línea de montaje es básicamente una estandarización organizada y ordenada del proceso productivo.

¿Cómo surgió la línea de montaje?

Una de las innovaciones provocadas por la Segunda Revolución Industrial fue la línea de montaje inventada por Henry Ford. Con el objetivo de aumentar la eficiencia y la velocidad de producción en el Período de Entreguerras, cuando el consumismo en el “American Way of Life” iba en aumento y lo más importante para una empresa era la producción en masa.

El método innovador, conocido y utilizado hasta el día de hoy, logró satisfacer la demanda de los consumidores y, al mismo tiempo, reducir el costo de producción. De esta forma, reflexionar sobre el valor de venta final y hacer accesible el producto a diferentes clases. Esto se debe a que el principio del fordismo era máxima producción y stock infinito, cumpliendo siempre los pedidos con una corta espera.

Sin embargo, el fordismo y la idea de oferta infinita fueron superados por el toyotismo o “justo a tiempo”. Sacó a la luz el coste de almacenar existencias, prefiriendo producir sólo la cantidad demandada y cuando fuera necesario.

Sin embargo, las líneas de montaje siguen siendo muy utilizadas y necesarias, pudiendo aportar eficiencia y velocidad de producción. Ante esto podemos concluir que ha habido un cambio importante, ya que actualmente el objetivo no es la máxima producción.

Beneficios de la línea de montaje

Debido a la secuencia de ensamblaje organizada y al control del tiempo para cada paso, la producción se vuelve extremadamente eficiente y rápida, ideal para la producción en masa.

Por tanto, la línea de montaje también reduce los costes de producción al buscar optimizar el proceso productivo organizando meticulosamente cada paso en una secuencia predefinida. De esta manera, la producción se estandariza, aportando agilidad al proceso y calidad al producto final, ya que, con la estandarización de la producción, los productos tienden a ser sumamente similares entre sí.

Con el avance de la tecnología, también se introducen máquinas en la línea de montaje que, además de ayudar a los ensambladores en el proceso, suponen una baja importante en la probabilidad de fallos durante el proceso.

Además, debido a los patrones de consumo actuales, la flexibilidad de la línea de montaje para producir nuevos productos es extremadamente importante. Al fin y al cabo, el mercado exige que seamos capaces de reaccionar rápidamente, introduciendo nuevos productos y posibles adaptaciones, sin pérdida de calidad.

Finalmente, otra ventaja de este método de producción es la confiabilidad de la empresa en cuanto al volumen de producción deseado dentro del plazo necesario, garantizado por la estandarización del proceso de producción.

¿Cuándo utilizar una línea de montaje?

Tener una línea de montaje significa determinar qué actividades se deben realizar a lo largo de la producción del producto. Por tanto, es favorable para organizar los procesos productivos de diversas empresas.

Sin embargo, en algunos casos se vuelve indispensable frente a otros, destacando la producción en masa. Por tanto, dependiendo de lo que se produzca, cada tarea de la línea de montaje se clasifica en manual, robótica o automática. Y luego ordenó a lo largo de la línea de producción.

La línea de montaje es importante para la producción en serie y productos de gran tamaño. Sin embargo, en producciones “artesanales” también tiene sus beneficios. Al fin y al cabo, divide el trabajo en etapas y permite una organización extremadamente útil para el control de calidad.

Esto permite identificar cuellos de botella que pueden provocar retrasos en la entrega de mercancías. También proporciona una visión de la producción, pudiendo predecir cuánto tiempo y cuántos pasos se necesitan hasta que el producto esté terminado.

¿Cómo funciona la línea de montaje?

La línea de montaje consta de robots, máquinas y humanos distribuidos cuidadosamente a lo largo de una secuencia de cintas transportadoras que transforman las materias primas en productos. Así, la transformación se produce de tal forma que la materia prima sigue el recorrido de las esteras, pasando por cada etapa de su montaje en el orden preestablecido. Así se va transformando poco a poco hasta llegar al resultado final.

La disposición, el tamaño de las alfombras y el orden elegido dependerán del producto elaborado. Por ejemplo, una línea de montaje de automóviles es extremadamente diferente de una línea de producción de balas. Sin embargo, es importante que la línea de montaje adoptada por la fábrica sea flexible, buscando satisfacer las demandas inestables del mercado para que las empresas puedan mantenerse actualizadas y competitivas.

¿Cómo elegir una línea de montaje?

Para desarrollar una línea de montaje primero se debe realizar una planificación, determinando el capital de la empresa y los objetivos, como el nivel de calidad, el volumen de producción deseado y el tiempo de entrega. A continuación, es necesario separar el proceso productivo en etapas, como montaje, acabado y embalaje.

Posteriormente se debe decidir cuántas y cuáles máquinas adquirir para los procesos, con el fin de optimizar la línea de producción considerando el presupuesto previamente determinado. Además, se recomienda instalar sistemas tecnológicos integrados para la inspección y seguimiento de las etapas de producción, ayudando así a identificar fallas y posibles mejoras.

Deja un comentario