KANBAN: CÓMO APLICARLO EN TU EMPRESA Y ACELERAR PROCESOS

| |

¿Sabes cómo Kanban puede ayudar a tu empresa a destacar en el mercado? Entre las mayores dificultades que enfrentan las empresas, el avance de los procesos es una de las más comunes. Por tanto, sin una metodología que incorpore tareas, promueva la comunicación y reduzca la incidencia de dificultades y retrabajos, su empresa corre un gran riesgo de sucumbir a la competencia.

Kanban, con el objetivo de solucionar estos y otros problemas, se ha incorporado en innumerables organizaciones a través de software. También puede aparecer en cuadros colgados en las paredes para optimizar y organizar procesos y resultados.

El sistema pretende ser una metodología ágil y visual para el control de producción o gestión de tareas. Así, Kanban determina que sólo se debe hacer lo imprescindible para completar la etapa del proceso, provocando un equilibrio continuo entre el stock y la línea de producción.

¿Para qué sirve el sistema kanban?

Brevemente, la metodología Kanban emplea el uso de tarjetas en un marco para mostrar y monitorear, de manera práctica y visual, el progreso de los flujos de producción en las empresas. De esta manera, el sistema juega algunos roles fundamentales en la gestión de procesos, entre ellos:

  • Gestionar el flujo de trabajo, para permitir a los gerentes obtener una dimensión de la producción y su ritmo.
  • Equilibrar los procesos y su secuencia, priorizando las actividades según un orden, para que un proceso no se vea interrumpido.
  • Controlar la cantidad de trabajo a realizar por el equipo, con el fin de respetar la capacidad productiva del sector y de la empresa.

Cabe destacar que, actualmente, Kanban Ha traspasado las fronteras de la industria y es muy popular en diferentes segmentos y empresas. Entre ellas se encuentran empresas de marketing, prestación de servicios, venta minorista e incluso empresas de desarrollo de software. Este fenómeno se produce porque Kanban es una herramienta de gestión de tareas versátil y universal.

¿Cuáles son los tipos de kanban?

Tres modelos Kanban básicos son muy populares en las industrias actuales y todos ellos pueden utilizarse con éxito en los negocios cotidianos. Estos tipos son Kanban de producción, Kanban de movimiento y Kanban de stock.

El Kanban de producción a lo largo de la línea de producción como una forma de acelerar y facilitar el proceso en su conjunto. Por lo tanto, su objetivo es identificar con precisión la cantidad de componentes necesarios para cada proceso.

Además, los tableros de anuncios o software preferido están a disposición de todos los empleados responsables de realizar las tareas en esa fase de producción. Este modelo consta de tres fases, con posibilidad de añadir otras:

  • Hacer: tareas por hacer
  • Haciendo: tareas que se realizan
  • Hecho: actividades ya completadas

Mientras tanto, utiliza el Movimiento Kanban comunicar a los sectores productivos. Autoriza el movimiento o realización de una tarea y también indica la necesidad de esperar un nuevo comando para iniciar la siguiente fase de la cadena de producción.

Finalmente, el Kanban de Estoque Aparece alertar el stock mínimo y activar la reposición de materiales a través de tarjetas de identificación. A modo de ejemplo, imaginemos que cada lote de cincuenta unidades de un producto recibe una tarjeta de identificación. Cuando los lotes se envían a un proveedor, estas tarjetas de identificación se colocan sobre una mesa, que identifica la cantidad crítica de tarjetas y, por tanto, el momento en el que se debe reponer el stock. De esta manera, el reemplazo del lote se activa inmediatamente cuando se alcanza el número máximo de tarjetas.

Ventajas del kanban: mucho más allá de la agilidad

El uso de Kanban aporta numerosos beneficios y ventajas al sistema de la empresa, lo que genera eficiencia y optimización de procesos. A continuación, descubre algunas de las razones por las que este método es atractivo:

  • Autonomía del equipo: a través de la gestión visual y la facilidad del método, es posible garantizar el compromiso y la confianza del equipo que realiza el trabajo. Esto sucede porque la metodología genera un sentido de responsabilidad en los miembros del equipo.
  • Priorización de tareas: cuándo Al delimitar y priorizar procesos, es posible identificar el trabajo que genera más valor y cuál puede ser excluido. Esto elimina tareas y obligaciones que no contribuyen al éxito de la actividad y representan una pérdida de tiempo. De esta manera, el enfoque del equipo permanece
  • Reducción de costes y residuos: su aplicación reduce gastos y limita procesos innecesarios o realizados en momentos inadecuados para la empresa
  • Colaboración entre equipos: centralizar el trabajo en equipo permite una mayor colaboración e incluso empatía entre los empleados, lo que redunda en un mejor clima organizacional.

Como metodología ágil, Kanban se diferencia de MELÉ por una razón principal: el objetivo. El primero tiene como objetivo mejora continua, mientras que el segundo apunta a una mejora específica. De esta forma, ambos difieren desde su planificación a sus métricas establecidas.

Podemos ver que no existe una metodología ágil entre ambas que sea la mejor. Lo que debes considerar son sus diferencias y cuál se adapta mejor a tu objetivo.

Sin embargo, dadas las características de la metodología Kanban, podemos ver una mejor aplicación en equipos más maduros y experimentados, donde las demandas son volátiles e impredecibles.

¿Cómo aplicar kanban en tu empresa? Comprueba los pasos

Para aplicar Kanban en tu empresa es necesario cierto cuidado para que la implementación se produzca de la mejor forma posible. Es fundamental dedicar tiempo y atención a los siguientes pasos:

  • Preparación del equipo: Este paso es fundamental para eliminar dudas y objeciones que puedan obstaculizar la implementación del sistema. Ha llegado el momento de formar a los empleados, alinear el funcionamiento de la metodología y resolver posibles incertidumbres;
  • Mapeo de procesos: tiempo para identificar las tareas del proceso y la mejor manera de posicionar sus columnas Kanban, traduciendo todos los estados por los que pasa una tarea;
  • Definición del esquema de color y priorización: estandariza los pasos y prioridades utilizadas, alineando señales de colores y columnas;
  • Evaluación de procesos y sugerencias de mejora: la fase de implementación y prueba es precisamente el periodo en el que se identificarán mayores oportunidades de mejora. Por ello, es necesario prestar atención a corregir las posibles dificultades encontradas, además de recomendar un proceso de mejora continua de este sistema.

Vale la pena resaltar que existen numerosos herramientas en línea que incorporan la metodología ágil kanban para ayudar en la gestión de procesos y de la información y el conocimiento. Por ello, recomendamos dedicar un tiempo a investigar opciones y analizar las ventajas de esta plataforma según los objetivos de la empresa.

Deja un comentario