ISO: CERTIFICACIÓN DE CALIDAD PARA EMPRESAS

| |

ISO es en gran medida responsable de hacer que las empresas aporten más calidad a sus productos y los hagan más competitivos. Por tanto, una empresa con certificación ISO tiene mucho mejor consideración en el mercado, ya que desarrolla sus productos siguiendo una serie de requisitos que garantizan su calidad.

A lo largo de este texto sabrás qué es ISO, cuál es su objetivo, las normas más conocidas, qué beneficios aportan y cómo aplicarlas en tu empresa. Entonces, veamos qué es realmente ISO.

¿Qué es esto?

La Organización Internacional de Normalización (ISO), es decir, la Organización Internacional de Normalización, es una organización que busca desarrollar y promover estándares, pruebas y certificaciones, con el objetivo de estandarizar conductas y procesos en organizaciones de diferentes segmentos del mercado.

ISO fue fundada en Ginebra, Suiza, en 1946. Hoy, está formada por representantes de 165 países, como Brasil, en el que la Asociación Brasileña de Normas Técnicas (ABNT) es la representante. Actualmente, ISO ya cuenta con más de 23.600 normas que cubren todos los aspectos de la tecnología y la fabricación, que se utilizan en varios países del mundo.

¿Cuál es el papel de ISO?

Como se mencionó, el papel de ISO es crear estándares que cubran un conjunto de requisitos, incluidas las leyes y regulaciones aplicables. Por lo tanto, ayuda a garantizar que las organizaciones proporcionen productos y servicios de calidad suficiente para satisfacer las necesidades y expectativas de sus clientes.

Por lo tanto, cuando una empresa, servicio o producto cumple con un estándar específico, recibe la certificación ISO correspondiente a ese estándar alcanzado. Para lograr esta certificación se lleva a cabo una verificación de varios pasos, con el objetivo de garantizar que la empresa realmente está siguiendo e implementando los estándares correctamente.

Descubra las familias ISO más populares

Entre las más de 23.600 normas que ya se han desarrollado, se encuentran las más conocidas. Ejemplos de ellos son las normas de la familia ISO 9000, enfocadas a la gestión de la calidad; ISO 14000 y 14001, enfocadas a la gestión ambiental; ISO 22000, que trata sobre seguridad alimentaria; e ISO 50001, relacionada con la gestión estratégica. A continuación hablaremos un poco más de cada uno de ellos.

ISO 9000

Son un conjunto de normas que tienen como objetivo instalar un sistema de gestión de calidad eficiente. Inicialmente existían las normas ISO 9002 y 9003, sin embargo, ahora están incluidas en la norma ISO 9001. Además, también existe la norma ISO 9004.

  • ISO 9001: trata de los requisitos necesarios para monitorear y controlar los sistemas de calidad a lo largo del ciclo de desarrollo del producto. Funciona como un instrumento que ayuda en la búsqueda de procesos ineficientes, o problemas de calidad, y así corregirlos, hacia la mejora continua. Por ello, pretende asegurar una mayor optimización de los procesos y agilidad en el desarrollo de productos, con el fin de alcanzar la excelencia en su desarrollo y entregar mayor calidad al cliente.
  • Norma ISO 9004: esta norma amplía los beneficios alcanzados a través de la ISO 9001, ya que además de buscar la calidad total en los procesos, fomenta la formación de los empleados. Todo ello conduce a la planificación estratégica de la empresa, con el objetivo de incrementar los resultados y mejorar los recursos.

ISO 14000 y 14001

La norma 14000 permite a una organización desarrollar una estructura para proteger el medio ambiente a través de una serie de requisitos específicos, que la llevan a crear un sistema de gestión ambiental eficaz. De esta forma se creó la norma 14001 para actuar en el desarrollo sostenible de la empresa de forma estratégica.

Además, ayuda a pensar en un sistema de gestión ambiental efectivo, considerando preocupaciones sobre la cadena de valor, ciclo de vida, entre otros. De hecho, la ISO 14000 proporciona beneficios económicos, ya que al reducir el consumo de recursos, también reduce los costes.

ISO 22000

La ISO 2200 tiene como objetivo introducir una serie de requisitos que aporten seguridad alimentaria. Esto ocurre desde la obtención de la materia prima hasta la llegada del producto al domicilio del consumidor, es decir, abarcando a todos los eslabones de la cadena alimentaria.

ISO 50001

La ISO 50001 tiene como objetivo coadyuvar en la implementación de un sistema de gestión energética que actúe estratégicamente dentro de la empresa, y así mejorar su desempeño en el consumo, buscando siempre utilizarlo de manera consciente. De esta forma, la implementación de esta norma implica la reducción de impactos ambientales relacionados con la energía.

Por lo tanto, se puede observar que cada norma trae diferentes beneficios a la organización, pero todas tienen el mismo objetivo: brindar excelente calidad a sus productos/servicios, buscando siempre la mejora continua, y buscando satisfacer las necesidades y expectativas de sus clientes. clientes. .

¿Cuáles son los beneficios de la certificación ISO?

Como se menciona a lo largo de este contenido, es un gran aliado en el proceso de implementación de la mejora continua. Además, eleva el estándar de las organizaciones al implementar diariamente las mejores prácticas en el entorno empresarial.

Sin embargo, los beneficios no terminan ahí: también eleva la visión de su empresa en el mercado. Esto se debe a que una empresa que ya pasó por una auditoría y tiene sus certificados, que acreditan que sus procesos tienen calidad y siguen una estandarización, obtiene mayor confianza del mercado. Esto demuestra que su empresa se preocupa por ofrecer el mejor producto o servicio a su cliente.

Además, internamente, la empresa estará bien estructurada en su conjunto, desde la dirección, que se encarga de la parte estratégica, hasta los empleados responsables del desarrollo de todo el producto. Estos estándares crean una cultura de mejora continua en la empresa, mejorando la integración de procesos. Además, proporciona una mayor implicación de los empleados, ya que mirarán al futuro con el mismo objetivo que la empresa.

Por último, las normas también ayudan a los directivos de las empresas a tomar decisiones. Por tanto, a partir de ellos será posible tomar decisiones más asertivas.

¿Cómo puedo obtener la certificación ISO para mi empresa?

Para lograr la certificación ISO, debes seguir los siguientes pasos:

1. Diagnóstico

Paso diseñado para verificar la situación de la empresa con relación a los requisitos de la norma deseada, y a partir de esto identificar qué acciones serán necesarias para obtener la certificación deseada.

2. Planificación

En esta etapa se encamina a planificar y organizar lo que se debe hacer para lograr la certificación deseada, teniendo en cuenta la dificultad de las acciones, plazos, estructura interna y necesidades de organización.

3. Implementación

Es la parte práctica de la búsqueda de la certificación. En él se desarrollarán las actividades necesarias para adaptarse a los requisitos de la norma deseada.

4. Auditoría

Luego de completar la implementación de todos los requisitos necesarios para ser compatible con lo que exige la norma, entonces llega el momento de solicitar la Auditoría Externa, realizada por un Organismo de Certificación para recibir el certificado.

Aquí es importante resaltar la importancia de que una empresa que busca la certificación ISO encuentre una consultoría especializada. De esta manera, dicha consultoría asegura que todo el proceso se realice de manera asertiva, rápida y efectiva.

Por último, cabe destacar que cualquier empresa puede adaptarse a una norma ISO, ya que se adaptan a la realidad de cualquier empresa, ya sea pequeña o grande. Así, todas las empresas pueden buscar sus certificaciones, y así implementar una mejora continua en sus procesos y obtener todos los beneficios.

Deja un comentario