¿Qué es una estrategia competitiva?

| |

Una estrategia competitiva es la forma en que una organización compite en el mercado, esto incluye cómo se comporta en relación con sus competidores y qué tipo de ventaja tiene sobre ellos.

Por lo tanto, la estrategia competitiva se refiere a una posición estratégica de la competencia en el mercado, pensando siempre en una visión de futuro, la estrategia puede construirse “de afuera hacia adentro” o “de adentro hacia afuera”.

La estrategia desde el exterior hacia el interior

Sostiene que la comprensión de la estrategia se da a partir del análisis externo, es decir, el estudio de mercado.

Desde esta perspectiva, la empresa debe investigar el mercado, entenderlo y luego encontrar una manera de competir, para aumentar las posibilidades en la controversia, es necesario que la organización defina su ventaja competitiva, de esta manera participa en el juego estando por delante de sus competidores.

Así que, en este tipo de enfoque, es común para la organización:

  • Adaptarse a lo que el mercado demanda, independientemente de sus habilidades o capacidades, es decir, las reglas del mercado, no la organización en sí misma.
  • Tratar de adaptar la estructura competitiva del mercado, buscando formas de eliminar, debilitar o desplazar a los competidores para que pueda tener una mayor flexibilidad de acción y de precios.
  • Intentar las alianzas con la cadena productiva e incluso con cadenas destinadas también a facilitar el posicionamiento, una práctica a menudo inhibida por la legislación y los reglamentos para caracterizar posiblemente la cartelización (oligopolios o monopolios).

El enfoque “de afuera hacia adentro” fue popularizado por Michael Porter, profesor de la Universidad de Harvard y autor del libro Competitive Strategy (1980).

Porter se considera un hito en los estudios de estrategia, en este sentido, sus contribuciones académicas más notables fueron los Tipos Genéricos de Estrategia y las 5 Fuerzas de Porter.

Cabe señalar que el enfoque de Porter se inspiró en los estudios de Edward Sagendorph Mason, también profesor de la Universidad de Harvard, en los años 30, Mason se dedicó a la investigación del modelo de Desempeño de la Conducta de la Estructura, más conocido como, de ahí surgió también la famosa Tipología Estratégica de Miles & Snow (1978).

La estrategia de adentro hacia afuera

Sostiene que la comprensión de la estrategia se da a partir de la percepción de los recursos de la empresa, significa buscar dentro de la organización lo que la diferencia de las demás.

Desde esta perspectiva, el mercado de operación se elige de acuerdo con las capacidades de organización, por lo tanto, es el entorno interno el que proporciona la competitividad.

Ese tipo de enfoque:

  • Trabaja para construir valiosas capacidades y recursos internos difíciles de copiar por los competidores.
  • Emprende una gran energía para mantener su fuente competitiva interna protegida y salvada de los competidores.
  • Trabaja en el desarrollo de nuevas capacidades para reemplazar las antiguas cuando pueden ser copiadas por los competidores.

La línea de pensamiento “de adentro hacia afuera” proviene de la Visión Basada en Recursos (RBV), una teoría estudiada por la economista Edith Penrose y publicada en su libro Teoría del Crecimiento de la Empresa (1959), la principal referencia en RBV.

La economista Dorothy Leonard-Barton, también de la Universidad de Harvard, fue otra que adoptó el enfoque “de adentro hacia afuera”, esto es evidente en sus estudios sobre Capacidades Dinámicas (1992), además los investigadores Gary Hamel y C.K. Prahalad también fueron firmes defensores de este enfoque en sus estudios sobre las competencias básicas.

Estrategias genéricas de Porter

Michael Porter enumera tres estrategias genéricas: costo total, diferenciación y enfoque.

1. El costo total

Es cuando una empresa busca diferenciarse por el bajo precio, por lo tanto, necesita hacer más con menos, ya que su beneficio está muy ligado a su capacidad de reducir los gastos con actividades que no generan valor.

Una organización que tiene el liderazgo en costos totales ofrece productos estandarizados con estándares mínimos de calidad, por lo tanto, es capaz de servir a varios segmentos del mercado.

Las siguientes, son algunas de las características observadas en las organizaciones que siguen esta estrategia competitiva:

  • Tienen una gran estructura o ninguna estructura en absoluto.
  • Controlan el presupuesto en detalle.
  • Perseguir la optimización de los procesos.
  • Utilizan su experiencia en producción para descubrir nuevas formas de optimizar su trabajo.
  • Desarrollan productos destinados a la producción en gran escala.
  • Hacen una distribución de bajo costo.
  • Utilizar objetivos cuantitativos para motivar a los empleados.

2. Diferenciación

Estrategia genérica que funciona mucho con la percepción de valor del cliente sobre un producto o servicio, su búsqueda se centra en la creación de productos y servicios únicos, diferentes y exclusivos.

Típicamente, las empresas que adoptan este tipo de estrategia competitiva logran aumentar sus beneficios, con el valor añadido, es posible cobrar un precio más alto por el producto sin perder espacio en el mercado.

He aquí algunas características observadas en las organizaciones que siguen esta estrategia competitiva:

  • Hacen grandes esfuerzos para proyectar su marca.
  • Ellos invierten fuertemente en la ingeniería de productos.
  • Conectar la comercialización y la investigación y el desarrollo.
  • Son líderes en calidad, innovación y tecnología.
  • Exceden las expectativas del cliente.
  • Investigar constantemente la experiencia del cliente.
  • Generan productos de origen conocido y de alta calidad.

3. Enfoque

Es cuando una organización satisface una demanda específica o un nicho de mercado, la segmentación puede ser por mercado geográfico, nivel de ingresos o grupo de edad, por ejemplo. Las empresas que adoptan el enfoque como estrategia genérica suelen tener poca participación en el mercado mundial, pero son líderes en su segmento de mercado.

La estrategia de enfoque genérico está vinculada a las dos estrategias anteriores, se subdivide en: enfoque de costos y enfoque de diferenciación, cada una de estas subdivisiones tiene las mismas características mencionadas anteriormente, pero se aplican a un nicho o segmento.

Independientemente de la estrategia genérica que se adopte, existen varios riesgos, como la imitación por parte de los competidores y los cambios tecnológicos.

Tipología estratégica de Miles & Snow

Miles y Snow establece cuatro tipos de estrategias competitivas: defensiva, de prospección, analítica y reactiva.

1. Defensiva

Organización que se centra en ser el mejor en un mercado o producto específico, por lo tanto, están centralizando las empresas, que mantienen un alto control de la organización, precisamente porque son expertos en lo que hacen, las organizaciones que adoptan una estrategia defensiva son capaces de practicar los mejores precios e incluso si están por debajo del precio de mercado, siguen obteniendo beneficios porque tienen los costes más bajos.

El lado negativo es que, por ser líderes del mercado, estas empresas son lentas para responder a los cambios del mercado, así que los cambios en el comportamiento de los clientes pueden afectar a este tipo de organización de forma más abrupta.

2. Prospecto

Siempre está explorando nuevos mercados y buscando innovaciones, este tipo de organización promueve inestabilidades en el mercado, precisamente por su alta inversión en investigación y desarrollo.

3. Analice

Este tipo de organización es una especie de mezcla de la estrategia defensiva con la estrategia de prospección, opera en dos tipos de mercado: uno estable y otro dinámico.

Para este tipo de empresas, es esencial vigilar los movimientos de los clientes y los competidores, el problema de este tipo de estrategia es que permanecer “encima de la pared” durante mucho tiempo puede terminar por asustar a la empresa.

4. Reactivo

El modelo reactivo no se considera una estrategia, sólo reacciona a las presiones externas, por lo tanto, es incapaz de responder eficazmente a las turbulencias y los cambios, incluso si una organización tiene una planificación estratégica, si no tiene el comportamiento de quienes ejecutan una estrategia puede considerarse reactiva.

Deja un comentario