El proceso de auditoría es de extrema importancia para las organizaciones. Después de todo, su principal propósito es asegurar los activos de la compañía.

Hay auditoría interna y externa y, aunque tienen el mismo objetivo, tienen características diferentes.

Antes de entender exactamente cuáles son estas diferencias, vale la pena recordar que la auditoría no sólo inspecciona los estados financieros, también busca garantizar los procesos transaccionales y operacionales, como el inventario y otros.

¿Qué es la auditoría interna y externa?

La auditoría interna es el proceso en el que se utiliza el propio auditor de una empresa.

El auditor interno actúa principalmente para servir a la administración y, por lo tanto, está muy cerca de la junta directiva o de la presidencia, porque su función es evaluar si los procesos se están realizando correctamente e indicar las anormalidades.

El principal objetivo de la auditoría externa es el análisis de políticas, procedimientos y estados financieros.

Como su nombre lo indica, es realizado por profesionales independientes, que al final del análisis, debe emitir una opinión de lo que se ha visualizado.

tipos de auditoría

📙Lectura recomendada
Tipos de auditoría

Diferencia entre auditoria interna y externa

Para facilitar la comprensión de todas las diferencias, a continuación, veremos las funciones de los auditores internos y externos.

Auditor interno:

  • Es un profesional de la propia empresa.
  • No hay necesidad de capacitación, y se pueden utilizar especialistas en el área de mayor necesidad de la empresa.
  • Su principal acción es analizar los controles y procedimientos internos.
  • Su principal objetivo es cumplir con las determinaciones del personal directivo superior y promover mejoras en los procesos internos y en la detección del fraude.
  • Al final de la auditoría se recomiendan acciones para optimizar los procesos y asegurar una mayor eficiencia.
  • Aunque este profesional responde directamente a la dirección superior, no es totalmente independiente y debe seguir las directrices de la junta.
  • El auditor interno tiene responsabilidad directa con la empresa en la que trabaja.
  • Debido a que el foco está en los controles internos, el trabajo es continuo.

Auditor externo:

  • Es un profesional independiente o de una empresa especializada en auditoría.
  • Debe tener un título en ciencias de la contabilidad.
  • Su principal acción está en los estados financieros y las necesidades específicas.
  • El objetivo principal es garantizar la exactitud de la información financiera y sugerir medidas para mejorar los resultados presentados en los estados financieros, dando fe de la exactitud de la información y las buenas prácticas.
  • Después de la auditoría, el auditor externo debe emitir un dictamen, señalando las oportunidades identificadas y sugiriendo mejoras.
  • El auditor externo tiene un alto grado de autonomía e independencia; es responsable ante el cliente que lo contrató, ante los proveedores, ante la empresa en la que opera y ante el gobierno.
  • El auditor externo actúa sólo para realizar la actividad contratada, es decir, su actividad es periódica.

¿Qué tipo de auditoría es mejor?

Es importante dejar claro que una auditoría no sustituye a la otra, sino que se complementan mutuamente, primero debe identificar sus necesidades y luego elegir la que mejor le dé los resultados que necesita.

Por ejemplo, si su enfoque es exclusivamente contable y desea obtener préstamos, inversores o aumentar el valor de mercado, la sugerencia es una auditoría externa, si se centra en la mejora de las operaciones y los procesos o en generar información para el personal directivo superior, elija la auditoría interna.

Como hemos visto, la auditoría interna y externa es de suma importancia para la empresa, ya que genera confianza y credibilidad para el mercado, mejora los procesos y aumenta la productividad y las utilidades.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre aquí