¿Qué es un ambiente de laboral?

| |

El ambiente laboral es el espacio donde los líderes y los equipos se reúnen diariamente para desarrollar acciones prácticas relacionadas con sus respectivas actividades laborales.

Pero, por supuesto, el concepto va mucho más allá de esa definición, para entender realmente el papel y la importancia del ambiente de trabajo, vale la pena descomponer estas palabras un poco más.

La palabra viene del término latino ambiens y se usa con el significado de lo que rodea, involucra, rodea, en sus más diversas aplicaciones, el término abarca las circunstancias o incluso las condiciones en torno a un determinado objeto.

Parece abstracto, pero si se piensa en otros usos de la palabra medio ambiente (medio ambiente, medio ambiente social, medio ambiente legal, por ejemplo), se verá que tiene sentido.

Incluso, según algunos autores, hay al menos cuatro definiciones diferentes de medio ambiente:

  • El conjunto de condiciones físicas, biológicas y químicas que rodean a los seres y cosas vivas
  • Conjunto de condiciones psicológicas, socioculturales y morales que rodean a una persona y pueden influir en su comportamiento
  • Circunstancias, positivas o negativas, que implican a las personas; atmósfera
  • El lugar o espacio que ocupas o donde vives.

La palabra trabajo deriva del latín tripalium que, curiosamente, era una herramienta utilizada para inmovilizar animales antes de que fueran atornillados en la antigüedad.

Sin embargo, hoy en día, el término se utiliza para referirse a la actividad productiva de los seres humanos. Las principales definiciones de trabajo son:

  • Conjunto de actividades productivas o intelectuales ejercidas por el hombre para generar una utilidad y lograr un determinado fin.
  • Actividad profesional, regular, remunerada o asalariada, objeto de un contrato de trabajo.
  • El ejercicio de esta actividad.
  • El lugar donde se ejerce esta actividad.
  • Cualquier trabajo (manual, artístico, intelectual) realizado; emprendimiento, realización.

Puede parecer incluso un poco cansado reflexionar sobre cada término por separado, pero ahora será más fácil comprender globalmente lo que significa el concepto de ambiente laboral, además de todo lo que implica.

En términos generales, el entorno laboral es el espacio asociado a las condiciones en las que ciertas personas desarrollan sus actividades profesionales, impregnando también todas las circunstancias que influyen en el funcionamiento de una empresa.

Esta lista incluye la calidad del aire, la seguridad, la ergonomía de las sillas, el estado de ánimo de las personas, el funcionamiento de las máquinas, las rutinas de trabajo, entre muchos otros, todos estos elementos están relacionados con el entorno de trabajo. ¿Pero qué diferencia un buen ambiente de trabajo de uno malo? ¿Y por qué es tan crucial preservar un excelente clima de organización?

¿Qué es un buen ambiente laboral y un mal ambiente laboral o toxico?

Tal vez, al reflexionar sobre la realidad de una empresa, se puede imaginar que es fácil identificar cuando la situación del entorno laboral es buena o mala, pero ahí es donde muchos gerentes se equivocan.

La verdad es que la construcción de un clima organizacional verdaderamente agradable está guiada, incluso, por sutilezas, por detalles que, en el ajetreo de la vida cotidiana, muy fácilmente pasan desapercibidos para los empresarios.

La medición de la calidad del ambiente laboral requiere destreza y atención a ciertos signos específicos, en un buen ambiente corporativo, los conflictos y discusiones son poco frecuentes y los debates se llevan a cabo de manera respetuosa.

Los empleados, independientemente de su nivel jerárquico en la empresa, tienen buenas condiciones de higiene y seguridad en el trabajo.

La relación entre colegas y superiores es saludable, ya en un entorno toxico, los empleados se sienten inseguros y a menudo tratan de aprovecharse de los demás en determinadas situaciones, en detrimento del trabajo en equipo.

Hay muchos chismes entre bastidores y a menudo incluso se producen situaciones irrespetuosas.

En un artículo publicado en la revista HSM Magazine, la profesora de negocios de la Universidad de Georgetown (EE.UU.) Christine Porath explica que, para mantener un buen ambiente de trabajo, los líderes deben ser respetuosos, porque el trato cordial es esencial para crear un espacio de vida saludable.

Según ella, el respeto es la base que da sentido al trabajo, garantizando el bienestar y la productividad.

comunicación organizacionalArtículo de interés: ¿Qué es la comunicación organizacional?

 

Características y signos de un buen ambiente de trabajo

En este sentido, cabe señalar algunas características inherentes a un buen ambiente de trabajo, que pueden aportar conocimientos pertinentes:

Los flujos de comunicación

En un buen ambiente de trabajo, los problemas no se ocultan por el miedo a las represalias, de modo que la confianza impregna todo el espacio corporativo.

Los empleados se sienten libres

La ausencia de la llamada microgestión es una característica sorprendente de un buen ambiente de trabajo.

No se nota que la gente se “manda” unos a otros o te dice qué hacer, cada empleado es consciente de sus tareas y se siente libre de hacerlas.

Se fomenta el crecimiento

En las empresas que tienen un buen ambiente de trabajo, los empleados se sienten motivados a crecer y desarrollarse, independientemente de su lugar en la jerarquía.

La productividad sigue siendo alta

Como consecuencia de los factores ya mencionados, un buen ambiente de trabajo garantiza el mantenimiento de excelentes niveles de productividad y contribuye a disminuir el volumen de negocios, es decir, la facturación y sus altos costos para la empresa.

Importancia de ambiente laboral sano para el desempeño del equipo

No es difícil entender por qué es crucial construir un buen ambiente de trabajo, las actividades profesionales pueden ocupar más de la mitad de las horas diarias.

Es decir, teniendo en cuenta que el entorno laboral es donde las personas pasan la mayor parte de su tiempo, es fácil concluir que el clima organizacional tiene un impacto directo en el estado mental y la productividad de los empleados.

En un artículo publicado por Harvard Business Review Brazil, el médico Vivek Murthy refuerza que las buenas conexiones sociales en el ambiente de trabajo hacen que los colaboradores se involucren más en sus actividades, entregando mayor calidad en sus resultados y que, de esta manera, tienen menos posibilidades de enfermarse.

Al principio, la gestión de un buen ambiente de trabajo puede no parecer tan urgente en la agenda de funcionamiento de un gerente.

Pero los números muestran que los grandes líderes deben prestar atención al tema, de lo contrario, las consecuencias aparecen a largo plazo.

Cabe mencionar, por ejemplo, que la depresión es ya la enfermedad más paralizante del mundo según la Organización Mundial de la Salud, que afecta a más de 300 millones de personas y genera pérdidas anuales de 1 billón de dólares.

Por supuesto, no se puede decir que el ambiente laboral sea la causa del problema, pero ciertamente es parte de la ecuación.

Por lo tanto, para mantener un equipo motivado, productivo y comprometido para superar sus objetivos e impulsar la rentabilidad del negocio, son indispensables estrategias que permitan crear un ambiente de trabajo.

cultura organizacionalArtículo de interés: ¿Qué es la cultura organizacional?

 

Ambiente de trabajo y productividad

Como hemos visto, el entorno de trabajo tiene un impacto directo en la productividad de los empleados y, por consiguiente, en los beneficios financieros de la organización.

Un estudio perfecto que corrobora esta afirmación es el del periodista investigador del New York Times Charles Duhigg, en el libro The Power of the Habit: Why We Do What We Do in Life and in Business (Editora Objetiva, 2012).

Presenta el caso de Alcoa una de las tres mayores multinacionales del aluminio, presidida en los años 90 en Estados Unidos por el líder Paul O’Neill (que luego asumió el cargo de Secretario del Tesoro en EE.UU.).

Cuando se convirtió en el CEO de la compañía en 1987, se enfrentó a los accionistas con una propuesta audaz para maximizar los beneficios: centrarse en la seguridad en el entorno de trabajo.

O’Neill implementó medidas drásticas para reducir al mínimo el número de accidentes, especialmente las muertes, debido a la falta de seguridad de los empleados.

Se ha subestimado el impacto potencial de un entorno de trabajo seguro en la mayoría de los accionistas, pero los resultados de la inversión de O’Neill en un excelente espacio de trabajo, asegurando condiciones seguras para los empleados, rápidamente comenzaron a mostrarse.

Como se sentían más seguros, los empleados empezaron a tener menos ausencias en el trabajo, al darse cuenta de que su líder apreciaba su integridad física, se sentían más motivados para dar lo mejor de sí mismos en sus actividades laborales.

Como resultado, cuando O’Neill se retiró en 2000, el beneficio neto de Alcoa ya era cinco veces mayor que en el año en que asumió el cargo.

Un ejemplo perfecto de cómo la inversión en el entorno laboral tiene un impacto directo en los números.

Consejos para crear un ambiente laboral saludable y aumentar la productividad

¿Cómo poner toda la teoría en práctica y asegurar que el espacio corporativo de la empresa sea agradable y seguro para los empleados?

Según distintos profesionales se debe tener en cuenta:

1. Mostrar respeto como líder

Para los empleados, ser tratado con respeto es aún más importante que tener reconocimiento, o incluso oportunidades de crecimiento y aprendizaje.

El respeto conduce a mejores niveles de salud y bienestar, lo que garantiza un entorno más productivo y saludable.

2. Eliminar a las personas tóxicas en el proceso de selección

Otra medida importante para evitar problemas en el entorno laboral es eliminar a las personas “tóxicas” que ya están en el proceso de selección.

Antes de contratar a un empleado, busque referencias e instrucciones, especialmente ante cualquier sospecha de que pueda comportarse de manera intolerable, incluso si sus habilidades técnicas son impecables.

3. Fomentar actitudes de respeto y positivismo

Para controlar el estrés y evitar malentendidos, instruya a sus empleados para que actúen de acuerdo con las normas de civismo presentadas por la empresa, respetando las diferencias culturales en sus relaciones con los colegas.

Si es necesario, puede solicitar la asistencia del equipo de recursos humanos para ofrecer capacitación con el fin de implementar esta mentalidad en la organización.

4. Implementar la práctica de la retroalimentación

Un paso importante para asegurar el mantenimiento de un buen ambiente laboral es evitar el ruido en los procesos de comunicación.

La cultura de la retroalimentación, en este contexto, es extremadamente útil.

Las situaciones de fricción son comunes en la rutina de una empresa, y depende de ti, como líder, escuchar a ambas partes.

En este momento, adoptar un tono diplomático que busque la convergencia e identificar un terreno común suele funcionar muy bien.

Deja un comentario